Comprar lo que merece la pena

Siempre que realizamos una compra, sea cual sea, intentamos que sea una compra realmente necesaria, intentamos  no malgastar el dinero en cosas que no hacen falta, en cosas que son totalmente prescindibles, sobre todo en estas fechas en las que el consumismo se dispara y todos quieren comprar por comprar. Esta práctica es muy común en rebajas y en Navidades, no obstante están son las fechas en las que más dinero se gasta en las familias, algunas veces son gastos sin ton ni son, gastos de los que podemos pasar y unos euros que nos podemos ahorrar. También es cierto que muchas familias esperan a esas temporadas para poder hacer las compras de las cosas que van haciendo falta sin gastar más por ello.

Si por ejemplo necesitas una maquina destructora papel porque en casa acumuláis muchos documentos que deben de ser destruidos, lo mejor es comprarla en esta fechas, o en rebajas en las que puedes encontrar un cierto descuento, o en navidades que puedes encontrar alguna promoción o alguna máquina del año que se esta acabando y que lo que pretende el vendedor es quitársela d en medio. No es un mal plan, muchos negocios sacan en navidad el material que no han vendido durante el año y lo ponen a un precio más bajo, solo para poder tener hueco en el almacén para la próxima remesa, para los artículos del próximo año.

Esta muy bien poder aprovecharse de estas ofertas, lo suelen hacer con los muebles, los electrodomésticos, los artículos de tecnología… incluso en las zapaterías y en las tiendas de ropa y complementos, estas no quieren quedarse con material de la temporada pasada, nadie quiere tener el almacén lleno de zapatos de esta temporada cuando está a punto de terminar, es por esto que los venden más barato, algunos incluso hacen promociones de dos por uno o hacen descuentos de hasta el setenta por ciento, con promociones así es sencillo que se los quiten de las manos y que nosotros vayamos a comprarlos.

El consumismo nos lleva a comprar a veces cosas que no necesitamos aunque nos convencemos de que como es tan barato lo guardamos para cuando nos haga falta, así podemos tener de todo sin gastar una fortuna, aunque lo tengamos en otra temporada, que tal y como van las cosas poco va a importar ya que mezclamos temporadas a nuestro antojo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *